Cierralo

¿Qué estás buscando hoy?

Glucómetro frente a sistema de MCG: ¿en qué se diferencian?

glucómetro

Glucómetro frente a sistema de MCG: ¿en qué se diferencian?

Si te han diagnosticado diabetes, puede que necesites controlar tus niveles de glucosa en sangre varias veces al día para reducir las probabilidades de sufrir complicaciones [1]. Puedes hacerlo de dos formas: con un glucómetro o con un sistema de monitorización continua de glucosa (MCG).

¿Cómo funcionan estos instrumentos terapéuticos y cuál debes elegir? En este artículo comparamos el glucómetro con el sistema de MCG para que puedas elegir el que mejor se adapte a ti.

¿Qué es un glucómetro?

Un glucómetro es un dispositivo que te ayuda a medir los niveles de glucosa en sangre [2, 3], que cambian en función de factores como el ejercicio, la dieta y los medicamentos [2]. 

Si tienes diabetes, el hecho de saber cómo fluctúan tus niveles de glucosa en sangre y qué actividades o alimentos los afectan puede ayudaros a ti y a tu médico a diseñar el plan de tratamiento más adecuado. 

Un glucómetro te indicará si tus niveles de glucosa en sangre son demasiado elevados, demasiado bajos o están dentro del rango. Así podrás evitar episodios de hiperglucemia o hipoglucemia y prevenir complicaciones graves debido a la diabetes [4]. 

Los glucómetros necesitan una pequeña muestra de sangre para detectar la glucosa; normalmente basta con una gota de sangre extraída de un dedo [3, 4].

¿Cómo funciona un glucómetro?

Un glucómetro funciona analizando una gotita de sangre de una tira reactiva. La tira reactiva contiene una sustancia llamada glucosa oxidasa, que es una enzima que reacciona a la glucosa en sangre [5].

Para pinchar el dedo y recoger la gotita de sangre se usa una pequeña aguja, llamada lanceta [2]. A continuación, la gota se deposita en la tira reactiva, que se inserta en el glucómetro, En cuyo interior hay una interfaz con un electrodo, que se usa para obtener la lectura de los niveles de glucosa en sangre [5]. Esta lectura se muestra en una pantalla, en unidades de mg/dl o mmol/l [4].

Cuando la tira se introduce en el glucómetro, la reacción de la glucosa con la enzima genera una señal eléctrica. Cuanto mayor sea la corriente eléctrica, mayor es el nivel de glucosa detectado y el número que aparece en la pantalla del glucómetro [5].

Cómo usar un glucómetro

Todos los glucómetros son ligeramente distintos, por lo que es importante que leas el manual de instrucciones. 

En líneas generales, para usar un glucómetro necesitarás [1, 4]:

  • Un glucómetro

  • Tiras reactivas

  • Una lanceta desechable

  • Agua y jabón o una toallita/trozo de algodón impregnado en alcohol

Debes consultar a tu médico sobre la mejor hora del día para hacer la prueba, así como sobre la frecuencia de las pruebas [1]. Además, aunque la mayoría de los glucómetros funcionan con un pinchazo en el dedo, algunos permiten extraer la muestra de sangre del antebrazo o el muslo. Consulta el manual de instrucciones de tu glucómetro para ver el lugar más idóneo [1, 4].

Uso paso a paso de un glucómetro 

Para realizar la prueba, sigue estos pasos [1, 2, 4]: 

  1. Lávate bien las manos con agua y jabón para prevenir infecciones. También puedes utilizar un trozo de algodón o una toallita impregnada en alcohol limpiar la zona de prueba. Sécate bien las manos antes de realizar la prueba [1, 4].

  2. Comprueba que la tira reactiva no haya caducado [1]. Inserta la tira en el glucómetro. Por lo general, esta acción activa el glucómetro [2]. 

  3. Utiliza la lanceta desechable para extraer sangre del lateral del dedo. Para que la sangre fluya, calienta primero las manos frotándolas entre sí o mojándolas con agua caliente [4]. Para obtener la gota de sangre, inserta firmemente la lanceta en el lateral del dedo, pero sin aplicar fuerza [1]. Aplica un suave movimiento «de ordeño» desde la base del dedo hasta la zona en la que has insertado la lanceta [1].

  4. Deposita la gota de sangre en la tira reactiva siguiendo las instrucciones. Algunas tiras absorben directamente la gota del lugar de la prueba, mientras que otras requieren que la gota se reparta por toda la tira [4].

  5. El pinchazo en el dedo rara vez provoca más de un par de gotas de sangre, pero si el sangrado perdura, utiliza una toallita impregnada en alcohol para limpiarlo. Puede que tengas que aplicar presión en el lugar de la prueba para que deje de sangrar [2].

  6. Anota la lectura del nivel de glucosa en sangre que aparece en la pantalla del glucómetro. Los glucómetros «inteligentes» modernos sincronizan sus lecturas con aplicaciones móviles o de escritorio a través de Bluetooth [2], mientras que en otros casos es necesario que anotes manualmente las lecturas en un cuaderno o archivo.

  7. Una vez finalizada la prueba, elimina la lanceta desechable de forma segura.

Tu equipo médico también podrá enseñarte a usar un glucómetro.

¿En qué se diferencia un sistema MCG de un glucómetro?

Los sistemas de monitorización continua de glucosa (MCG) se empezaron a comercializar en el año 2000 como alternativa a la prueba de punción digital [6]. A diferencia de un glucómetro, un sistema de MCG no requiere una muestra de sangre y es muy poco intrusivo [6].

¿Qué es un sistema de MCG y en qué consiste?

Existen varios modelos de sistemas de MCG. 

En líneas generales, un sistema de MCG consta de un monitor que se lleva en el cuerpo con un sensor similar a una fina aguja que se inserta bajo la piel [7, 8, 9]. Este sensor obtiene las lecturas de la glucosa del líquido intersticial del usuario [7, 9], que es el líquido que llena el espacio existente entre las células y proporciona nutrientes al organismo.

Las lecturas se escanean manualmente o se transmiten a través de Bluetooth a un receptor que muestra y registra las lecturas [9].

Sistema de monitorización continua de glucosa frente a glucómetro 

Si no sabes qué es más adecuado para ti, si un glucómetro o un sistema de MCG, te recomendamos que eches un vistazo a las ventajas y los inconvenientes de ambos. 

Sistemas de monitorización continua de glucosa

El uso de un sistema de MCG comporta una serie de ventajas. En primer lugar, un sistema de MCG puede registrar mediciones cada cinco minutos [2], o 288 lecturas por día [9]. Con un sistema de MCG, puedes observar los cambios en los niveles de glucosa en sangre casi en tiempo real y recibir alertas, que te ayudarán a tomar medidas inmediatas para prevenir un episodio de hiperglucemia o de hipoglucemia [9]. Ofrece una cobertura total de los patrones de glucosa en sangre de un usuario y la ventaja de predecir y prevenir episodios [6]. 

Un sistema de MCG te ayuda a saber lo que ocurre cuando estás durmiendo, cuando estás estresado o estás realizando otras actividades de la vida diaria [9]. Es particularmente útil para las personas que pueden tener bajos niveles de glucosa en sangre durante la noche sin saberlo [2, 6]. 

Los estudios han asociado el uso de sistemas de MCG con un incremento del control metabólico, un aumento del tiempo en el rango de glucosa en sangre recomendado, una reducción de la ansiedad y una mejora de la calidad de vida [10].

Por otro lado, un sistema de MCG es más caro que un glucómetro [11]. También es algo más difícil de entender y se requiere formación y tiempo para familiarizarse con la herramienta [11]. Los sistemas de MCG requieren un elevado grado de cumplimiento e interacción para controlar los niveles de glucosa en sangre [11].

Y, lo más importante, aunque usar un sistema de MCG menos invasivo con un sensor insertado bajo la piel sigue siendo menos doloroso que pincharse en el dedo cada día [9], muchos modelos requieren varios pinchazos al día

para realizar la calibración necesaria para el autocontrol de la glucemia [11]. El sensor siempre está en el cuerpo y requiere sustitución regular cada 3-14 días, dependiendo del modelo [11].

Glucómetros

Del mismo modo, el uso de un glucómetro tiene sus ventajas. Los glucómetros toman mediciones precisas de las concentraciones de glucosa capilar [11], proporcionando resultados en un plazo breve [2] con una pequeña muestra de sangre [2]. Se pueden utilizar diversos lugares [2] para hacer la prueba, lo que favorece la flexibilidad y la variación. 

Los glucómetros también son relativamente baratos [11] en comparación con un sistema de MCG [2]. Y, lo más importante, son ampliamente utilizados y conocidos [11] y es fácil aprender a usarlos [11]. Los glucómetros tienen diversas funciones; los modelos inteligentes modernos tienen capacidades de Bluetooth para sincronizar los datos con aplicaciones móviles [2].

El autocontrol frecuente de la glucosa en sangre con un glucómetro se considera una parte fundamental de un tratamiento y un control diario eficaces de la diabetes [10]. El autocontrol de la glucemia más frecuente se ha asociado a concentraciones de HbA1c más bajas en pacientes con diabetes de tipo 1 y en pacientes con diabetes de tipo 2 tratados con insulina [11].

En cuanto a las desventajas, un glucómetro proporciona aproximadamente 4–7 mediciones al día [9]. Esto significa que ofrece datos más limitados que un sistema de MCG y, por tanto, su eficacia clínica también es más limitada [11]. Como solo proporcionan la información de un momento concreto, es difícil discernir tendencias en los niveles de glucosa en sangre [8, 10].

Los glucómetros suelen considerarse incómodos [8], engorrosos [8], molestos [11] y dolorosos [11].  Además, la calidad de las tiras reactivas puede variar debido a su corta fecha de caducidad [2, 11].

Fuentes

  1. Kirk, Julienne K., and Jane Stegner. "Self-monitoring of blood glucose: practical aspects." Journal of diabetes science and technology 4.2 (2010): 435-439. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/193229681000400225
  2. Mathew, Thomas K., and Prasanna Tadi. "Blood glucose monitoring." StatPearls [Internet] (2020). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK555976/
  3. “Blood glucose meters,” JDRF. Accessed February 8, 2022.
    https://jdrf.org.uk/information-support/treatments-technologies/blood-glucose-meters/
  4. Pickering, Dianne, and Janet Marsden. "How to measure blood glucose." Community eye health 27.87 (2014): 56. https://pdfs.semanticscholar.org/e244/68171435fd9d3e29ade58baf1f1da89fecc5.pdf
  5. “How do blood glucose meters work? Ask an engineer.” MIT School of engineering. Accessed February 8, 2022. https://engineering.mit.edu/engage/ask-an-engineer/how-do-blood glucose meters-work/
  6. Rodbard, David. "Continuous glucose monitoring: a review of successes, challenges, and opportunities." Diabetes technology & therapeutics 18.S2 (2016): S2-3. https://www.liebertpub.com/doi/full/10.1089/dia.2015.0417
  7. Baghelani, Masoud, et al. "Non-invasive continuous-time glucose monitoring system using a chipless printable sensor based on split ring microwave resonators." Scientific Reports 10.1 (2020): 1-15. https://www.nature.com/articles/s41598-020-69547-1
  8. Langendam, Miranda, et al. "Continuous glucose monitoring systems for type 1 diabetes mellitus." Cochrane Database of Systematic Reviews 1 (2012). https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD008101.pub2/full
  9. Funtanilla, Vienica D., Tina Caliendo, and Olga Hilas. "Continuous glucose monitoring: a review of available systems." Pharmacy and Therapeutics 44.9 (2019): 550. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6705487/
  10. Dovc, Klemen, and Tadej Battelino. "Evolution of diabetes technology." Endocrinology and Metabolism Clinics 49.1 (2020): 1-18.
    https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S088985291930091X
  11. Ajjan, Ramzi, David Slattery, and Eugene Wright. "Continuous glucose monitoring: a brief review for primary care practitioners." Advances in therapy 36.3 (2019): 579-596. https://link.springer.com/article/10.1007/s12325-019-0870-x

¿Qué es Making Diabetes Easier?

Making Diabetes Easier es la marca común de toda la actividad de Diabetes del grupo Air Liquide Healthcare en Europa. Novalab es la marca que engloba la actividad de diabetes en España con la que queremos ayudar haciendo la diabetes más fácil.

 

x

Obtén la información más reciente sobre Medir y monitorizar

Seguir